Río Gallegos: detuvieron a 2 policías tras encañonar y robarle marihuana a una pareja

Hace 1 mes Río Gallegos

Dos efectivos policiales fueron demorados en la jornada de ayer tras sustraer una planta de marihuana de una casa de López Lestón. Investigan el trasfondo de la situación.

Río Gallegos: detuvieron a 2 policías tras encañonar y robarle marihuana a una pareja

La institución policial tomó cartas en el asunto luego de conocerse que dos integrantes de la fuerza se vieron involucrados en un hecho de robo registrado en horas de la mañana del jueves en una casa de Río Gallegos, situación que por estas horas es materia de investigación y resta saber su trasfondo.

Todo comenzó cerca de las diez y media del jueves en una casa ubicada en López Lestón al 100 de nuestra ciudad capital. Allí, una banda de tres delincuentes -dos de ellos policías- ingresaron al lugar y, encañonando a una pareja, se apoderaron de una planta de marihuana y dos celulares.

De acuerdo al testimonio de vecinos, los malvivientes gritaban “la plata, la plata ¿dónde está la plata?” mientras amenazaban al hombre y a la mujer para luego irse del lugar con los objetos antes mencionados.

Los malvivientes escaparon a bordo de una camioneta Volskwagen Saveiro en dirección a la ría y luego se dirigieron al barrio Gaucho Rivero, según registró una cámara de seguridad emplazada en la zona.

Quien llamó a la Policía no fueron los damnificados sino  una vecina de enfrente tras escuchar los gritos, tanto de los malvivientes como de la mujer que era amenazada. Por lo que intervino el personal de la Comisaría Cuarta que arribó después junto con sus pares de la DDI.

La sorpresa de los efectivos fue grande al ver que la pareja contaba con una plantación de marihuana “de alta tecnología”, indicaron fuentes policiales consultadas que trabajaron en el lugar y contabilizaron un total de catorce plantas. Serían quince si se suma la sustraída.

A partir de las primeras averiguaciones, se estableció que dos integrantes de la banda, de apellidos Valdez y Napaiman, trabajan en la Policía. El primero prestaba funciones en “Edificio Público”, mientras que el restante lo haría en una de las comisarías de la periferia de la localidad.

En menos de una hora, la Policía dispuso los legajos con la información de los efectivos que mancharon la institución y la Justicia ordenó allanamientos. Ambos se hicieron de manera simultánea en dos moradas: uno fue en la calle García del barrio Procrear; el restante se realizó en la calle Roque Sáenz Peña, a metros de la esquina con Ameghino.

Los efectivos fueron esposados y puestos a disposición de la Justicia. En uno de los procedimientos encontraron la planta y los celulares, aunque no trascendió en cuál. Asimismo, la camioneta fue secuestrada. En la continuidad de las investigaciones, en la noche del jueves se hicieron más procedimientos y fue secuestrado un rodado marca Fiat.

El trasfondo

Lo que se trata de establecer por estas horas es por qué los policías ingresaron a la vivienda para robar, determinar de qué dinero hablaban y si conocían a la pareja. Este medio pudo conocer que los damnificados dijeron ser propietarios de las plantas, pero, respecto a los malvivientes, prefirieron negarse a declarar.

Los policías fueron puestos “a tierra”, término conocido en la jerga policial para indicar que, por lo grave del caso, las autoridades de la institución ya tomaron cartas en el asunto y, más pronto que tarde, serán desafectados de la fuerza.

Asimismo, se intenta dilucidar si podría haber un caso de connivencia entre la pareja que tenía la plantación y los policías. Los vecinos de la casa donde ocurrió el robo y posterior hallazgo de la plantación indicaron “que no parecía que ellos (por la pareja) tuvieran una plantación a metros de mi casa. Fue muy grave lo del robo igual”.

En uno de los allanamientos encontraron la planta y los celulares

Por otro lado, este medio pudo conocer que además de la investigación del robo, se abrió una causa para determinar si las plantas encontradas eran para consumo personal o si la pareja vendería droga. En paralelo, la Jefatura de Policía se puso a disposición de la Justicia y Asuntos Internos comenzó a trabajar para determinar si hubo más efectivos involucrados.

Cabe remarcar que los dos policías y su consorte de causa establecieron domicilio bajo caución juratoria por la causa que, por ahora, la Justicia caratuló sólo como “robo agravado por el uso de arma de fuego”.

El subjefe de Policía, comisario general Juan Guanes, dijo: “Lo mejor que se puede hacer es limpiar la ropa sucia en casa”, sobre los agentes que mancharon la institución.

Tags del artículo

Policía

Notas relacionadas que pueden interesarte